Lab mouses are back

No sabría decir el momento exacto en el que dejamos de contar los días que llevábamos y empezamos a contar los que nos quedan, pero está claro que a ninguna de las dos nos ronda otra cosa en la cabeza. Cada dos por tres aparece una anécdota que recordar, cada lugar por el que pasamos es un lugar que intentamos inmortalizar para cuando nos vayamos y cada cosa que hacemos una experiencia. Y nos parece una eternidad desde que aterrizamos, pero a la vez el tiempo corre para nosotras como agua entre las manos, más desde que cada semana es un nuevo laboratorio. Seguir leyendo “Lab mouses are back”

Puente que te quiero puente

La semana pasada mIMG_3947 nos tocó jugar a ser vampiros, banco de sangre, mucho frío, poca luz, sótano y entrada restringida. Otro repaso de la hemtaología que tanto nos gustó durante el curso a Sara y a mi. Pudimos hacer los grupos sanguíneos, pruebas de compatibilidad para transfusiones, papaína…. una buena semana y con la mejor compañía. Nos reímos mucho con nuestros compañeros de laboratorio a los que les encanta la palabra cojones, o como ellos la dicen: cohooones, y les fascinó conocer la expresión picha, o como ellos la pronucian: pishaaa. También planeé con ellos cocinar a VALERIO!!, el conejo de Sara, pero shhh, que no se entere.

Seguir leyendo “Puente que te quiero puente”

Physicodelic week

Con poco más de un mes que llevamos cumplido aquí, me doy cuenta de que poco a poco vamos viviendo de manera mucho más intensa las cosas del día a día, y que pequeños detalles que quizá en nuestra casa, con la rutina y la vida de siempre pasábamos inadvertidos, marcan la diferencia entre lo que puede ser un día maravilloso o uno de esos en los que te cogerías el primer avión de vuelta.

Comenzábamos la semana pasada en Recepción de muestras, algo que no era precisamente algo que nos entusiasmara, pero aun así íbamos dispuestas a dar lo mejor de nosotras, y mucho más después de dejar el listón alto en hematología. Así que nuestra querida tutora nos llevó dos plantas más abajo, y hablando cosas inteligibles en maltés con una mujer que parecía ser la mandamás de allí intentó convencerla de que nos dejara trastear, que eso a nosotras nos gustaba bastante. Seguir leyendo “Physicodelic week”

Sentir que lo haces de muerte

Lunes, miércoles, viernes y sábado viene la basura, el resto de días intentamos tirar menos cosas que luego huele y el gato se pone a chupar el cubo de los desperdicios, entonces vomita o se caga por el pasillo. Es ya parte de la rutina ver comida de gato digerida por el suelo, a veces parecen obras de arte, consigue formas de lo más particulares.

Seguir leyendo “Sentir que lo haces de muerte”

Cuatro semanas y feliz

Hoy me he levantado un poco sentimental, no sé si por el día que es hoy o por las copas de mata ratas que me bebí anoche, pero es que cuando te acostumbras a un lugar ya no notas ese olor diferente cada vez que entras a casa, ya no piensas nada cuando ves ese edificio que te llamó tanto la atención el primer día y no ves viejo lo que antes veías neandertal. IMG_3430

Hace ya cuatro semanas que abrí los ojos y vi esas tres pequeñas islas desde la ventanilla del avión y ahora cuando abro los ojos ya no me asusto por no saber dónde estoy. En el hospital me siento como los demás, firmamos tarjetas de cumpleaños para compañeros, nos contamos el fin de semana con el de al lado y el de detrás cree que va siendo hora de que aprendamos maltés.

Seguir leyendo “Cuatro semanas y feliz”

Mercadilleando

Sé que cuando uno oye hablar sobre Malta, lo primero que se le viene a la cabeza es la fiesta. Y lo sé porque cada vez que tenía que explicar a mis amigos o familiares donde iba a hacer las prácticas de laboratorio, veía iluminarse su rostro mientras me decían que yo no iba a estudiar, que a lo que venía era a estar todo el día de juerga.

Pero no os creáis lo que os cuenten, una vez aquí, cuando has pillado la rutina del trabajo, de las tareas de la casa, etc, acabas por preocuparte más en si lloverá cuando has tendido la ropa o en donde venden lentejas, que en qué vas a ponerte esa noche. Seguir leyendo “Mercadilleando”